Free Web Hosting Provider - Web Hosting - E-commerce - High Speed Internet - Free Web Page
Search the Web

Principal Contenido Buscar Suscripción


 

 

Información del ROTTWEILER

El rottweiler es un perro fuerte, de gran potencia, de musculatura bien desarrollada sobre una estructura ósea muy robusta. Aunque pertenece a la categoría de los molosoides, su aspecto general es elástico y enjuto, lo que le permite ser un perro ágil y de gran velocidad. Su mirada indica valentía y para apreciarlo bien es preciso conocer y estudiar a fondo su carácter y comportamiento. Es un perro seguro de sí mismo, muy dominante, que quiere imponer su voluntad muchas veces sobre el hombre. No es un perro para cualquier tipo de dueño, pues requiere una cierta fuerza física, sin embargo llega a conquistar fácilmente a todos los que son capaces de apreciarlo. Unque se utilice como perro guardián, ladra muy poco, es bastante tranquilo y se hace querer mucho pese a su testarudez.


 Indice

  • Historia de la raza
  • Estándar
  • Defectos
  • Defectos de la marcha
  • Cuento del Rottweiler
  • Preguntas frecuentes
    • Quisiera información sobre alimentacion del cachorro a partir de los 2 meses
    • ¿A qué edad conviene hacerlo entrenar?
    • Me gustaría tener información sobre torneos oficiales y no oficiales para perros con o sin pedigree
    • Quisiera información sobre criaderos locales, torneos FCA
    • Quisiera saber como educarlos bien.
    • Quisiera información sobre sus cuidados.
    • ¿Se realizan los torneos en cordoba de rottweiler? 
    • ¿Es normal que al jugar gruña y muerda?
    • Mi perro (teoricamente) tiene papeles, pero el dueño de la madre, me dijo que ya era tarde para hacerlos. Averiguando en Internet, según las reglas del Kennel Club, nos cobrarían una multa, pero ¿nos darían los papeles? 
    • ¿Qué requisitos se necesita para tener uno?
    • ¿Conviene tener un cachorro, cuando hay un bebe recien nacido, o si es mejor esperar un tiempo?.
    • En el caso de querer tener una pareja, ¿es mejor criarlos desde cachorros juntos o de adulto traer una hembra?
    • ¿que puedo hacer para que no me destruya mas el jardin como las plantas, planteras, etc.?

Historia de la Raza Rottweiler

    Su origen se remonta a miles de años. Fueron seguramente los colonos griegos, establecidos en las costas del sur de Italia desde el siglo VIII aC, quienes introdujeron este perro en Roma, aunque también cabe la posibilidad de que fueran los fenicios.

     Con toda probabilidad, los progenitores de esta raza fueron los molosos o mastines de los antiguos romanos, perros agresivos de guarda y lucha, que se difundieron en toda Europa tras el paso de las legiones romanas durante las campañas de conquista y que, gracias a los cruces con perros locales, han dado origen a muchísimas razas. De esta forma, cuando los romanos cruzaron los Alpes a través de San Gotardo, algunos colonizadores se asentaron un poco más al norte, en una fértil región y fundaron allí una ciudad que con el paso de los siglos se convirtió en la ciudad de Rottweil. En esta localidad sus perros se cruzaron con los del lugar que pertenecían a los pastores. Con el paso de las generaciones, aparecieron perros de talla media con un carácter menos agresivo que el moloso, pero tenaz y entregado.

    Los romanos criaron y adiestraron al moloso; este perro fue utilizado en la guerra, en los espectáculos de circo y como perro de guarda. Llegó a Alemania con las legiones romanas y allí se difundió siguiendo los desplazamientos del ejército, con lo que se dio origen a varias razas afines. El rottweiler surgió de los cruces entre el perro de combate romano, los perros pastores locales y los perros de mandíbula ancha nórdicos, holandeses e ingleses. En la edad media era conocido con el nombre de metzgerhund (perro de carnicero) de Rottweil, en honor a la pequeña ciudad del mismo nombre, que en épocas pasadas había sido colonia romana.

    Los habitantes de esta población, que en la edad media se había convertido en un importante núcleo del mercado ganadero, se dedicaron a la cría de estos imponentes mastines.

    Fue así como este perro dúctil, robusto, tranquilo, pero agresivo cuando conviene, llegó a ser el acompañante habitual de los habitantes, de los carniceros y de los comerciantes de ganado de esa ciudad. Su tarea principal era vigilar y conducir las grandes manadas de reses, manteniendo el buen orden de los rebaños y defendiendo al dueño a lo largo de todo el peligroso recorrido, protegiendo también sus bienes; en algunas tallas medievales puede reconocerse el rottweiler, acompañando a casa al dueño  después de haber acudido al mercado, llevando en el cuello una bolsa de cuero con el dinero. La tradición explica que los dueños ataban la bolsa del dinero al cuello del perro en situaciones peligrosas, por ejemplo cuando se desplazaban por vías poco frecuentadas o sembradas de ladrones, durante la noches que pasaban a la serena. De esta forma, en poco tiempo estos perros tuvieron una gran difusión entre los criadores que solían acudir a esta importante plaza comercial desde los puntos mas remotos. Ello contribuyó al desarrollo de la raza.

    Los tratantes de ganado y los carniceros de aquel tiempo no hubieran podido salir adelante sin este perro tan versátil y eficaz; por ello, no es de extrañar que intentaran ir mejorando esta raza. Nada une más al hombre y al animal que el trabado de todos los días; así se descubren, no sólo los aspectos positivos, sino también lo que es más importante, aspectos negativos que hay que corregir. Todo ello fue una ventaja para la raza y contribuyó en gran manera a consolidar sus tan buenos características. Ni tan sólo la cría moderna, que muchas veces se dedica a mejorar únicamente el aspecto externo, ha conseguido alterar las características obtenidas tras una larga y rigurosa selección. La ciudad de Rottweil, sede de destacamentos romanos, se encontraba en el cruce de distintos caminos abiertos durante las expediciones de guerra, que se convirtieron luego en vías comerciales capaces de favorecer el tráfico con las regiones limítrofes, en especial con Francia y Hungría.

    Fue así como esta ciudad se convirtió al cabo de poco tiempo en un activo centro del comercio de ganado y de grano; allí se reunían los carniceros y los tratantes de reses de lugares muy distintos, y es de suponer que se hablara también de perros. Muchos rottweiler fueron llevados a ciudades y regiones lejanas, llevando consigo no sólo el nombre de la ciudad de origen, sino también sus hábitos de comportamiento y las técnicas de sus criadores. A este respecto hay que citar un detalle curioso. Junto a su actividad habitual como ayudante del carnicero y del ganadero, el rott se utilizaba también para otro fin distinto: tiraba de las carretas de los carniceros y panaderos, de los lecheros y de los vendedores ambulantes.

    Hacia el año 1900, en la misma ciudad de Rottweil solo se pudo encontrar una perra digna de representar el tipo  local, por la sencilla razón de que allí, igual que en Francia e Inglaterra, la guía de rebaños por las carreteras formaba ya parte del pasado porque se había convertido en un estorbo para la circulación cada vez más intensa y porque apareció una ley que prohibió el traslado de rebaños por las vías principales, seguramente porque se pretendía incentivar el transporte ferroviario. En cuanto a la ciudad de Rottweil, ya no atraía a los comerciantes.Por esta razón, el uso de los perros de Rottweil se redujo drásticamente, y en consecuencia, se produjo una disminución preocupante de su crianza, a punto tal que corrió el riesgo de desaparecer.

    Sin embargo, debido a que el éxito del rottweiler no estaba sólo ligado a su capacidad de guía de rebaños, sino también a la versatilidad, a la fidelidad a su amo, a su acentuada actitud para la guarda y la defensa, en seguida fue empleado en las posadas de los caminos y también fue utilizado por la policía y el ejército, sobre todo en los conflictos bélicos del siglo pasado. Por este motivo, los criadores, conscientes e la importancia de obtener ejemplares equilibrados, se dedicaron a una cuidadosa y rígida selección de reproductores tanto desde el punto de vista morfológico como, y sobre todo, desde el punto de vista del carácter.

    En el siglo pasado, el rottweiler se difundió en una primera fase, en Europa y en el mundo, como perro auxiliar de tareas específicas de carácter militar y, en una segunda fase, le encomendaron tareas de tipo civil quienes se aficionaron a la raza tras haber apreciado sus características.

    Por suerte, a principios de siglo, algunos entendidos resueltos crearon un club de la raza y decidieron definir un estándar que se publicó en 1904 en la obra monumental Les Races de Chiens del conde de Bylandt.

    Así, a semejanza del pastor alemán, del boxer y del dobermann, se decidió utilizarlo en los preparativos de la guerra. A partir de 1912 se empezó a seleccionar el rudo perro de carnicero de Rottweil con objetivos case exclusivamente militares. Durante mucho tiempo, apenas se conoció este perro fuera de su país de origen. A Estados Unidos no llegó hasta 1930 y cinco años después el American Kennel Club lo juzgó suficientemente implantado para reconocerlo oficialmente. Ese reconocimiento no se produjo en Gran Bretaña hasta 1966 a pesar de que los primeros ejemplares ya se habían presentado en la exposición de Cruft en 1936. Francia tardó más en reaccionar pues el LOF inscribió el primer ejemplar en 1970.

    Este inicio, cuanto menos laborioso, se puede explicar por la evolución que hubo que imponerle previamente a la raza. A comienzos del siglo pasado, de acuerdo con las imágenes publicadas en la obra de Bylandt, el rottweiler se le parecía en groso modo al boxer; tenía una envergadura similar, ni pesada ni ligera, y un rostro menos contraído, líneas menos elegantes, con orejas dejadas naturales, en resumen, su aspecto era bastante corriente y rústico, y sobre todo sin la extraordinaria potencia que tiene ahora- una impresión confirmada por la mención de su peso (unos treinta kilos aproximadamente), mas adelante el rott ganó veinte kilos en ochenta años.

    En la actualidad el rott es utilizado por la policía y el ejército alemanes, principalmente por las brigadas antidisturbios; sigue siendo el más utilizado por la policía y el ejército austríaco; se sirven de él en varias cárceles americanas y está incorporado a los comandos paracaidistas en Brasil.

Volver al INDICE


Estandar

    El estándar es l descripción del conjunto de características de una determinada raza descripta por el club del país de origen y depositada en la FCI (Fédération Cynologique Internationale con sede en Bruselas), que criadores y jueces de concurso deben tener en cuenta para seleccionar ejemplares cada vez más ajustados al tipo deseado.

    El estándar oficial del Club Alemán del Rottweiler establece: “El rottweiler es un perro de estatura media-grande, musculoso y robusto pero no grueso ni ligero, no demasiado alto sobre las patas ni galgueño. Para que un rottweiler tenga el equilibrio corporal idóneo debe ser compacto, potente, que transmita fuerza, agilidad y resistencia. Su aspecto demuestra su origen natural. El comportamiento es seguro, de nervios sólidos y valeroso. Su mirada tranquila revela su bondad y afecto. Siempre se muestra atento y vigilante al mundo que le rodea”.

 Estatura

    La altura medida hasta la cruz es para los machos de 61 a 68 cm.; son de talla pequeña los ejemplares que miden 61 y 62 cm., de talla media los de 63-64 cm., de talla grande (altura deseada) los de 65-66 cm. y de talla muy grande los de 67-68 cm.

    Las hembras deben medir entre 56 y 63 cm., son de talla pequeña si miden 56 y 57 cm., de talla media si son de 58-59 cm., de talla grande (altura deseada) si son de 60-61 cm. y muy grande si miden 62-63 cm.

    La longitud del tronco, medida desde la punta del manubrio del esternón hasta la punta extrema del isquion, no debe superar en más de un 15% la altura a la cruz.

    Se intenta encontrar una ligera longitud del tronco (como si estuviera insertado en un rectángulo), que sin embargo, no debe ser excesiva.

 Cabeza

    La cabeza es la parte del tronco que contribuye en mayor medida a conferir al ejemplar “el estándar racial”. En un buen rottweiler lo primero que nos debe sorprender es el aspecto imponente de su cabeza.

    El estándar señala que debe ser de longitud media, cráneo ancho entre las orejas, línea de la frente, observada lateralmente, ligeramente convexa. El hueso frontal bien desarrollado sin sobresalir de forma visible. Quijada y mandíbulas robustas y anchas. El salto cráneo-facial y las arcadas de los pómulos son pronunciadas. Desde la punta de la trufa al ángulo interior del ojo, la longitud debe ser del 40%, mientras qu7e desde el ángulo interior del ojo al occipucio debe ser del 60%.  Además de la relación correcta cráneo-hocico, que debe ser de 60/40, esto significa que el 60% de la longitud de la cabeza debe estar ocupada por el cráneo, mientras que el hocico debe ocupar el 40%. El estándar establece también las medidas ideales de la cabeza, entendidas como la longitud del cráneo desde la punta del occipital hasta la esquina interior del ojo para los machos 9,5-15 cm, y para las hembras 8,5-13 cm.

    El stop debe ser muy pronunciado.

Piel de la Cabeza

Es tensa y bien adherida en todos sus puntos; puede formar unas arrugas ligeras en la frente, cuando se estimula su atención. No son deseables otro tipo de pliegues en la cabeza.

Labios

    Negros, bien adheridos, comisura labial cerrada. La banda bajo los dientes es oscura, sin pigmentación en los ejemplares viejos.

Nariz

   De perfil recto, inserta en una base ancha, con un ligero afinamiento. Trufa bien formada, más ancha que redonda, con orificios proporcionalmente grandes, siempre de color negro.

Ojos

   De tamaño medio, en forma de almendra, de color pardo oscuro; párpados bien adheridos.

 Orejas

    Moderadamente pequeñas, sin pliegues, colgantes, triangulares, muy distanciadas entre sí, inserción alta. El cráneo debe parecer ensanchado gracias a un buen porte de las orejas, dirigidas hacia delante.

Dentadura

Fuerte y completa (42 dientes); los incisivos superiores cierran en tijera, rozando la parte alta de los dientes de la quijada inferior.

Cuello

Debe ser robusto, de longitud media, muy musculoso, con un ligero arqueado de la línea superior, bien colocado en los hombros, enjuto, sin papada o piel blanda bajo la garganta.

Tronco

Debe expresar la fuerza y potencia típicas de la raza. Pecho amplio, ancho y profundo; costado bien desarrollado con buen arqueo de las costillas. Dorso de perfil rectilíneo, robusto y sólido. Riñones cortos, fuertes y profundos; flancos no retraídos. Grupa ancha, de longitud media, ligeramente convexa, pero no horizontal ni hendida.

La importancia del pecho amplio, profundo y bien redondeado está ligada al notable desarrollo de la capacidad pulmonar del perro de trabajo. El tronco del rott debe ser casi cilíndrico.

Cola

Manto y pelo

El manto del rottweiler está formado por dos tipos de pelo: el de cobertura y el pelo inferior o entrepelo. El de cobertura, semilargo, denso, adherente, sin ondulaciones y de consistencia mas bien dura; y el inferior, de consistencia lanosa, que no debe asomar nunca por encima del pelo principal. El color debe ser absolutamente negro, sin pelos blancos, con tonalidades de color rojo-marrón (fuego) bien delineadas y regularmente distribuidas en las mejillas, partes laterales del hocico, en la base del cuello, en el pecho, sobre el tórax, sobre las piernas, sobre los ojos y bajo el nacimiento de la cola.

Extremidades anteriores

Se requiere unos hombros largos y del espesor justo. Brazo muy adherido al tronco pero no unido. Antebrazo robusto, muy desarrollado y musculoso. Metacarpo ligeramente oblicuo, robusto, no derecho. Pies redondos compactos y arqueados; plantas duras; uñas cortas, negras y fuertes. La patas delanteras, vistas de frente, son rectas y no demasiado cerradas. Vistos de perfil, los antebrazos son rectos. El ángulo de inclinación del omoplato es aproximadamente de 45° respecto a la horizontal y el ángulo escápulo-humeral de unos 115°.

El ángulo justo del omoplato es fundamental para un correcto movimiento. El rott debe tener un andar suelto y elástico y un hombro demasiado recto (ángulos abiertos) conferiría una escasa amplitud del movimiento delantero, con una cierta rigidez. Con ángulos cerrados, el hombro estaría demasiado inclinado, lo que supondría una dificultad de movimiento. Incluso podemos decir que, por consideraciones fisiológicas puramente teóricas, ángulos excesivos podrían llegar a hacer caer al perro hacia delante.

El antebrazo, el segmento formado por el radio y el cúbito, debe ser rectilíneo y perfectamente perpendicular al suelo (las desviaciones de esta línea son consideradas como defectos), mientras que un ligero ángulo del metacarpo es necesario para amortiguar los impactos con el suelo durante el movimiento. El metacarpo tensado, recto, perpendicular al suelo es la causa del andar un tanto saltarín.

Extremidades posteriores

El rottweiler debe tener un muslo de longitud media, ancho y muy musculoso.

Pierna larga, robusta, con musculatura ancha. Tobillo visible repleto de fuerza, articulado, bien angulado, no recto. Pies un poco mas largo que los delanteros pero siempre compactos, arqueados, dedos fuertes, sin espolones.

Vistas desde atrás, las extremidades posteriores deben ser rectas, no cerradas. En situación de reposo los ángulos de la articulación femuro-tibial y tibio-metatarsianas son obtusos. La inclinación del coxis varía entre los 20 y los 30°.

La constitución ideal de la extremidad posterior es fundamental para el movimiento del ejemplar.

La extremidad posterior es la propulsora, es decir, que proporciona el impulso a todo el tronco durante el movimiento y cuanto más se aproxime al ideal de construcción ósea y muscular descripta en el estándar, mayor ligereza y potencia de movimientos tendrá el ejemplar con el menor gasto de energía, lo que se traducirá en una mayor resistencia al cansancio y un mejor rendimiento en el trabajo.

Movimiento

El rott es un trotador. El trote es un paso de dos tiempos iguales a dos pies en diagonal. Con esta andadura tiene gran fuerza, resistencia e impulso.

Durante el trote la línea dorsal se mantendrá sólida y relativamente inmóvil, con paso amplio y potente.

 

Carácter

Cada raza canina , además de poseer características estéticas y morfológicas muy precisas que la distinguen del resto, también muestra peculiaridades de comportamiento que, teniendo en cuenta las inevitables variaciones subjetivas, se rigen por unos valores fundamentales.

El carácter está considerado como uno de los parámetros de tipicidad, de la misma importancia que los elementos morfológicos.

El estándar dice que: el carácter del rottweiler representa el conjunto de todas las actitudes innatas y adquiridas, ya sean físicas o psíquicas, que determinan y regulan su comportamiento en función del ambiente que lo rodea. Sus disposiciones psíquicas expresan amistad, alegría, tranquilidad, gran fidelidad, obediencia, y placer por el trabajo.

Los impulsos al movimiento y a al acción son de nivel medio. Si se siente provocado, sus reacciones son enérgicas, intrépidas y controladas. Los órganos sensoriales se desarrollan según las necesidades.

Sus actitudes suelen ser bien aprovechadas y su capacidad de aprendizaje es grande. El rottweiler pertenece al grupo de perros fuertes y equilibrados. Su escasa desconfianza, su temple medio y su gran seguridad en sí mismo hacen que sus reacciones exteriores sean calmadas y cautelosas; pero en caso de amenaza, su impulso combativo, sus impulsos innatos o adquiridos para la lucha y para la defensa desencadenan una acción inmediata. Resiste el dolos con gran valor y osadía. Una vez concluida la amenaza, desaparece su ardor combativo y pronto recupera su temperamento pacífico.

El rott se siente muy ligado a la casa y a su ambiente, siendo capaz de llevar a cabo una vigilancia defensiva. Tiene un buen olfato. Su resistencia es elevada; se lanza con gusto al agua y quiere a los niños. No tiene capacidades para la caza.

Lo que se intenta con la cría es desarrollar los impulsos y las características siguientes: 

           a-     Para la compañía:

seguridad en sí mismo............................elevada

temperamento.........................................medio

arrojo.........................................................elevado

resistencia...............................................elevada

impulso al movimiento al  seguimiento.............................................medio

atención...................................................elevada

docilidad..................................................medio-alta

desconfianza..........................................escasa-media

temple......................................................escaso-medio

b-     Para escolta, defensa y utilidad:

valor...............................................elevado-muy elevado

dureza............................................elevada

placer por relacionarse.............medio-elevado

c-     Guardia:

impulso a la vigilancia.................................medio

umbral de excitabilidad ..............................elevada

d-     Capacidades olfativas:

impulso al descubrimiento.........................medio

impulso al rastreo........................................elevado

Volver al INDICE


Defectos:

     Por defectos de tipo se entienden  las desviaciones de las características establecidas por el estándar. Por lo general, no reducen su valor de utilización, pero pueden desnaturalizar o deformar la tipicidad de la raza.

    Los defectos son: estructura ligera, tipo galgo, alta en las extremidades.

    Tronco demasiado largo, demasiado corto o demasiado estrecho; occipucio saliente, cabeza con forma o expresión de perro de caza, cabeza estrecha, ancha, corta, demasiado larga o rechoncha; frente plana (sin stop o poco pronunciada), quijada inferior estrecha, hocico largo o apuntado, mejillas muy salientes, nariz poco profunda o con división media, perfil de la nariz acarnerado o cóncavo, trufa clara o jaspeada; labios rosados o sin pigmentación con manchas, comisura labial abierta, dientes con señales recientes de muermo; exceso de arrugas en la cabeza, orejas con punto de inserción demasiado bajo, pesadas, largas y fláccidas, dirigidas hacia atrás, desviadas lateralmente o asimétricas; ojos claros (amarillos), o bien uno claro y otro oscuro, demasiado abiertos o hundidos, o bien demasiado salientes o redondeados, bovinos, o mirada poco directa.

    Cuello demasiado largo o ligero; musculatura débil; papada o piel poco tensa bajo la garganta, extremidades anteriores juntas o poco rectas, uñas claras; cola con punto de inserción demasiado alto o demasiado bajo; pelo suave, demasiado corto o demasiado largo, ondulado, defectos del pelo inferior, zonas sin pigmentación, zonas de color pardo rojizo mal delimitadas o confusas, manchas blancas; espolones.

    Más graves que los defectos citados son aquellos que no sólo son desviaciones del estándar, sino que incluso hacen que sea imposible utilizar al perro.

    Esos defectos se denominan de constitución y para el rottweiler son los siguientes: esqueleto óseo y musculatura débles; hombros rectos, desviación de los codos; brazo demasiado largo o demasiado corto, poco inclinado, metacarpo demasiado flexionado o demasiado recto, pies desviados, dedos demasiado planos o demasiado arqueados o deformados; tórax con las costillas aplanadas o en forma de tonel; dorso partido, demasiado largo, débil, ensillado o de tipo carpa, grupa demasiado corta u horizontal, grupa demasiado larga o muy inclinada, cuerpo rechoncho o poco elegante; extremidades desviadas, corvejones vacunos o en forma de tonel, articulaciones con ángulos demasiado cerrados o demasiado abiertos.

              Se excluyen de la valoración y se eliminan del grupo de reproducción:

1-     Los machos monórquidos o criptórquidos. Ambos testículos deben estar bien desarrollados y alojados en el escroto.

2-     Todos los rottweiler con anomalías de articulación de la cadera. Una comisión de expertos establece el grado de anomalía o las modalidades para su uso en la producción.

3-     Todos los rottweiler con defectos de dentadura, es decir, enognatismo, prognatismo, falta de premolares o molares.

4-     Todos los rottweiler con párpados que no se adhieren de una forma normal al globo del ojo, con inversión del margen del párpado hacia atrás (entropión) o hacia fuera (ectropión).

5-     Todos los rottweiler con ojos amarillos, con mirada de ave de presa o no directa, o bien aquellos con ojos de distinto color.

6-     Todos los rottweiler con una pronunciada inversión de los caracteres sexuales (tipo femenino en un macho, o a la inversa).

7-     Todos los rottweiler miedosos, tímidos, viles, con temor a los disparos, malos, sobreexcitados, demasiado desconfiados, nerviosos o cuyo comportamiento de la impresión de apatía; también ejemplares que muestran una evidente falta de impulso al movimiento, con reacciones anormalmente lentas o muy impulsivas.

8-     Los rottweiler con el pelo demasiado largo y ondulado, o con pelo liso y corto, sin pelo inferior.  

Volver al INDICE


Defectos de la marcha

    Rígida, acortada, saltarina o cadente, aplanada, con mecido o con desplazamiento lateral, de tipo péndulo.

Volver al INDICE


Preguntas Frecuentes

 

Volver al INDICE


Cuento del Rottweiler

"Leyenda de como fue creado el Rottweiler"

    Una vez hace mucho, mucho tiempo cuando el género humano y el mundo canino no habían aprendido a amarse El Gran Consejo Canino de los Ocho, quien gobierna el destino de todos los perros convocó a una importante reunión. Fue decidido que el consejo de los perros se llevaría a cabo con mayor facilidad si cada uno de ellos fuera designado con un nombre a su elección y cada raza pudiera seleccionar el prototipo que definiera las características de la misma. Esta decisión se consideró una absoluta necesidad, pues la humanidad pronto se uniría a los perros con la esperanza de ser útiles los unos a los otros.

Llego el día asignado y los representantes se reunieron, muy ordenadamente cada cual seleccionaba de una serie de catálogos las partes del cuerpo disponibles.

A medida que las horas pasaban se hizo evidente que no habia material suficiente para satisfacer a todas las razas, habiendo especial escasez de colas y orejas, por lo que los representantes de algunas de las razas presentaban claros signos de desesperación.

Un galgo que se encontraba después de un perro grande, casi al comienzo de la fila, dijo angustiado:

-“Por favor amigo Rottweiler: dejame tu lugar en la fila, si me quedo al final de la fila ya no quedarán mas colas y sin colas largas que actúen como timón  los galgos corren torcidos”.

-“Esta bien” dijo el Rottweiler al mismo tiempo que se corría hacia  atrás para dejarle el lugar al galgo.

La fila comenzaba a avanzar nuevamente, cuando de repente se escuchó un vozarrón detras del Rotteilwe que decia:

-“Disculpe, le importaría si paso delante suyo? Verá, nosotros los San Bernardo necesitamos gran tamaño pues un perro pequeño no podría rescatar a personas perdidas en la nieve. Tan solo piense usted en esos niños perdidos”.

El Rottweiler, suspiró, y accedió dando un paso hacia atrás en la fila.

Y así continuó la selección. Un prototipo pequeño para el perro que debia incursionar en madrigueras: el Terrier necesitaba agilidad y velocidad para cazar ratas; otro necesitaba un pelaje espeso para estar comodo mientras cuidaba ovejas durante el invierno; uno prototipo miniatura necesitaba un pelo sedoso para agradar a quienes lo recibian en sus faldas.

Finalmente el unico que faltaba era el cansado Rottweiler, quien pacientemente habia cedido su lugar a los demas. Con tristeza ojeo los catalogos: la mayoria de los articulos estaban tachados. Lo mejor ya lo habían elegido. El Rottweiler suspiró.

-“Apúrese”, ladró el Octavo Destino sin levantar la vista.

-“Bueno”, dijo el Rottweiler, muy vivaz ahora que le tocaba el turno.

-“Supongo que nuestro ancho pecho armonizará con nuestras caderas angostas, siempre que las orejas esten bien paradas”.

-“Lo siento”, dijo el Octavo Destino.

-“¿No hay mas orejas paradas?”, aulló el Rottweiler.

-“Asi es. Le podemos dar largas o medianas tirando a chicas, pero caídas, es todo lo que hay”.

-“Llevaré las medianas tirando a chicas entonces” Dijo desilusionado el Rottweiler.

-“No se notarán tanto combinadas con un color claro y radiante”.

-“No hay colores claros”, exclamó el  Segundo Destino “Solo queda el color negro”.

-“Negro” gruñió el Rottweiler.

-“Espere no se enoje”, gimió temeroso el Cuarto Destino intentando aplacar los ánimos. “Aquí quedan unas cuantas manchas de color fuego que se pueden desparramar sobre las caras y las patas”.

-“Aquí quedaron tres pelos blancos”interrumpio el Quinto Destino, “No hay suficiente para todos, pero de vez en cuando podemos salpicar dos o tres en el pecho de algunos”

-“No es exactamente lo que teníamos en mente, dijo el Rottweiler, y alegrándose nuevamente agregó,. “ Sin embargo, una abundante y hermosa cola sería el consuelo ideal”.

-“Lo lamento”, ladró el Sexto Destino.

-“No hay mas colas”.

Lanzando un rugido de indignación el Rottweiler, se dirigió a los ocho Destinos diciendo:

-“Pretenden ustedes que me presente ante el jefe de la raza de negro, con unas manchas de color fuego, orejas caídas y sin cola?”.

-“Es lamentable”, le contestaron. Pero hubiese llegado usted antes y entonces intervino el Gran Destino, y haciendo notar que el Rottweiler había sido de los primeros en llegar , ordenó que ante la total ausencia de materiales disponibles, le fuera concedido al Rottweiler una cualidad perteneciente a cada uno de ellos, fue asi como se le otorgó a la raza valor, inteligencia, dulzura, fuerza, lealtad, serenidad, nobleza y un gran, gran corazón.

 Volver al INDICE


Enviar correo electrónico a webmaster@rottweil.com.ar con preguntas o comentarios sobre este sitio Web.
Copyright © 2000 "Dortmund, Von" Criadero de Rottweilers
Última modificación: 10 de Julio de 2004